Organizaciones religiosas y proveedores de servicios de GBV deberían trabajar junto@s 

La fe y la religión juegan un papel importante dentro de las comunidades latinas, ya que influyen en nuestros valores, tradiciones y procesos de toma de decisiones. El 92% de l@s latin@s en los Estados Unidos informa que la religión tiene algún nivel de importancia en sus vidas. Las creencias culturales y las enseñanzas religiosas a menudo desempeñan un papel importante en la configuración de las percepciones y respuestas de las personas al maltrato. 

Las enseñanzas religiosas que enfatizan el perdón, la paciencia y la perseverancia a veces pueden ser malinterpretadas o manipuladas para justificar o perpetuar el comportamiento abusivo. L@s sobrevivientes de violencia doméstica pueden sentirse presionad@s a permanecer en relaciones abusivas debido a creencias que priorizan la unidad familiar, el compromiso matrimonial, y la obediencia.  

 La fe también puede influir en la forma en que l@s sobrevivientes buscan apoyo. Algun@s pueden encontrar consuelo en la oración, la meditación, o las prácticas espirituales que les ayudan a sobrellevar la situación. Otr@s pueden recurrir a líderes religios@s o miembros de la comunidad en busca de orientación y apoyo en lugar de acudir a una agencia de violencia doméstica.  

Si bien la fe puede ser una influencia positiva, no todas las instituciones religiosas están equipadas para abordar la violencia doméstica de manera efectiva. Barreras como el estigma o la falta de comprensión pueden afectar negativamente a l@s sobrevivientes e impedirles buscar ayuda adicional. Para apoyar mejor a l@s sobrevivientes, las comunidades religiosas, y los refugios para sobrevivientes de violencia doméstica deben colaborar y trabajar junt@s.  

Al colaborar, las comunidades religiosas aprenden a reconocer mejor las señales de maltrato y a responder adecuadamente a las revelaciones. Las instituciones religiosas pueden desempeñar un papel vital en el trabajo contra la violencia de género y en la promoción de relaciones saludables dentro de sus congregaciones. L@s líderes religios@s pueden usar sus plataformas para condenar el maltrato, desafiar las interpretaciones de las escrituras bíblicas que prolongan el abuso, y educar a los miembros de la comunidad sobre la violencia doméstica.  

Además, los refugios para sobrevivientes de violencia doméstica pueden colaborar con iglesias locales, mezquitas, sinagogas, y otras organizaciones religiosas para ampliar su alcance y aumentar su impacto. Las instituciones religiosas también pueden ofrecer apoyo espiritual y emocional a l@s sobrevivientes de una manera que complemente los servicios prestados por el refugio. Much@s sobrevivientes encuentran consuelo en su fe durante tiempos difíciles, y tener acceso a la guía espiritual puede ser una parte crucial de su proceso de sanación. 

En conclusión, la intersección de la fe y la violencia de género en las comunidades latinas pone de relieve la importancia de abordar las normas culturales, las enseñanzas religiosas y las expectativas sociales para abordar eficazmente el abuso y apoyar a l@s sobrevivientes. Al trabajar junt@s, los refugios y las organizaciones religiosas pueden crear una red de apoyo que ofrezca un enfoque holístico para la sanación y el empoderamiento.  

Para obtener más información sobre cómo las comunidades religiosas y los refugios para sobrevivientes de violencia doméstica pueden trabajar juntos, lea cómo involucrar a líderes religios@s y a comunidades latinas para abordar la violencia doméstica. Y para obtener recursos adicionales, visite www.interfaithpartners.org. 

 

Descargar PDF's