Decimos NO MÁS

Comunicación saludable

Los estudios demuestran que los primeros 20 segundos de una conversación son los más difíciles. Es común que los padres y las madres se queden atascados sin comenzar a dialogar por miedo de no saber qué hacer durante esos segundos iniciales de una conversación. Posiblemente muchos padres y madres evitan tener estas conversaciones con sus hijos/as pues no saben cómo hacerlo. Esta sección ‘Comienza a Conversar’ contiene pasos específicos que pueden ayudarte a dar esos primeros pasos iniciales de una conversación para que puedas sostener un diálogo con tus hijos/as que es muy importante. Te proveerá las herramientas para que puedas dialogar dentro de un marco de respeto y comprensión, haciendo de este viaje de comunicación, uno mas sencillo.

Comienza a conversar

Una característica clave de en una familia que es fuerte y saludable es que es capaz de sostener conversaciones transparentes, abiertas, honestas y frecuentes.

Las familias donde existe una comunicación saludable son más capaces de resolver problemas y suelen estar más satisfechas en sus relaciones.1 Además, los mensajes que trasmiten los padres, las madres y otros adultos responsables del cuidado de los menores y la manera en que lo comunican, cuando hablan sobre cómo percibe la persona su propia imagen corporal, cómo los/as jóvenes se sienten presionados/as por el grupo o sus compañeros/as, la pubertad, la reproducción, la sexualidad, el amor y la intimidad; puede incidir de manera importante en el bienestar y la salud de sus hijos/as.2

Profundiza

Cuando los/as niños/as son expuestos/as a nuevas ideas y experiencias, puede hacerse difícil saber qué decirles. Nadie posee todas las respuestas, pero lo importante es que las conversaciones sigan teniendo lugar.

Tus hijos/as siempre están mirándote y aprendiendo de ti, pues te respetan y eres para ellos/as un ejemplo. Una profesional experta en desarrollo infantil dijo que “Los/as niños oyen un 1% lo que decimos y un 100% lo que hacemos.”3

La comunicación saludable dentro de la familia permite que sus miembros expresen entre sí amor y admiración (necesidades, deseos, preocupaciones y diferencias). La comunicación incluye maneras verbales y no verbales de intercambiar información, así como la habilidad de prestar atención a lo que los/as demás piensan y sienten.

Comunicarse abierta, honesta y frecuentemente es una característica esencial de una familia fuerte y saludable. De hecho, las familias que se comunican de forma saludable son más capaces de resolver problemas y tienden a sentirse más satisfechas en sus relaciones.4  Además, lo que padres/madres y otros/as adultos/as responsables les dicen a los/as niños/as respecto a su imagen corporal, a la presión que sienten de otros/as jóvenes de su edad, la pubertad, la reproducción, la sexualidad, el amor y la intimidad, y el modo en que les dicen estas cosas; puede influir considerablemente en el bienestar y la salud de los hijos/as. Las investigaciones muestran que la presencia de relaciones familiares fuertes puede ayudar a que los/as niños/as desarrollen una autoestima saludable, a no dejarse presionar por compañeros/as de su edad y a actuar de una manera responsable a la hora de tomar decisiones relacionadas con el uso de drogas, la violencia y las relaciones sexuales.5

Paso uno: ¿Es demasiado tarde?

Recursos adicionales:

Tarjetas de práctica para madres y padres

A muchos padres y muchas madres les resulta útil conversar primero con su pareja o en frente del espejo para practicar antes de hablar con sus hijos/as sobre temas difíciles. Puedes descargar este paquete de tarjetas bilingües de práctica (en inglés y español) para practicar cómo responder preguntas sobre las que tal vez te interesa conversar con tus hijos/as.

Paquete NO MÁS de rompehielos para iniciar conversaciones

Descarga este paquete de  tarjetas bilingües rompehielos para iniciar conversaciones que pueden ayudarte a comenzar a conversar con los/as jóvenes presentes en tu vida. Las  tarjetas incluyen tanto rompehielos generales como instrucciones de cómo puedes sostener conversaciones profundas.

Comenzar a conversar

Para conversaciones con niños/as:
Para conversaciones con jovenes:
1. Peterson, R. & Green, S. (2009). Families first: Keys to successful family functioning: Communication. Blacksburg, VA: Virginia Cooperative Extension.

2. Advocates for Youth (n.d.). Introduction: Parent-child communication basics.

3. Rich, M.O. (2014). Communicating with your teen: Avoiding the “should do” (video). In Reaching teens: Strength-based communication strategies to build resilience and support healthy adolescent development. Elk Grove Village, IL: American Academy of Pediatrics.