Construcción de evidencia

Evaluación de empoderamiento

La evaluación de empoderamiento apoya la mejora de programas al brindar a las organizaciones y a los miembros de la comunidad las herramientas para apropiarse del proceso de evaluación. Si bien existen similitudes con la evaluación participativa, la evaluación de empoderamiento tiene más énfasis en brindar al personal del programa, los voluntarios y otras personas involucradas en la entrega de un programa o iniciativa (los chefs de la cocina) las habilidades y herramientas para evaluar los esfuerzos de su programa. En la evaluación de empoderamiento, la evaluación se integra como parte de la organización o programa. Además de tener las herramientas y habilidades para la ejecución del programa, el personal del programa que trabaja en la cocina también tiene herramientas para medir su éxito.

Introducción

Fomentar una cultura de aprendizaje sobre las “recetas” del programa y la evaluación dentro de su organización y comunidad. Considere las recetas de “pan” de la comunidad. Amasar bien la masa es una parte fundamental del horneado. El amasamiento es algo en lo que todos pueden participar, desde los abuelos hasta los nietos, y, sin embargo, a veces el conocimiento de los sistemas permanece en una o pocas personas. La receta y las formas en que evaluamos sus productos, como el aumento de la masa, la textura y el sabor, no se transmiten. Cuantas más personas dentro de su organización comprendan la lógica, los procesos y los ingredientes necesarios para su programa, más probabilidades habrá de que su programa tenga éxito, crezca y se adapte.

Antes de comenzar el proceso de evaluación de empoderamiento, considere lo siguiente:

  • ¿Es esta una evaluación que será recurrente?

     

  • ¿Hay miembros de la organización que estén comprometidos con el aprendizaje y se involucren en el proceso de evaluación?
  • ¿Tiene la organización las herramientas y los recursos (tiempo del personal, financiamiento, acceso a las partes interesadas) para continuar evaluando sus programas después de que el consultor se haya ido?

A medida que responda las preguntas anteriores para comprobar si la evaluación de empoderamiento es una buena opción para su organización, revise los 10 principios para la evaluación de empoderamiento y discuta cómo se aplica cada principio a su equipo de evaluación.

  1. Mejora. A través de la evaluación, podemos explorar las fortalezas de la receta de nuestro programa y aprovechar esas fortalezas. También podemos explorar áreas donde el programa puede mejorar y crecer.

     

  2. Propiedad comunitaria. La sostenibilidad de la evaluación es más fácil cuando los miembros de la comunidad tienen voz en el desarrollo del programa.

     

  3. Inclusión. Considere quién tiene actualmente una voz en el programa y quién no. Los equipos y procesos de evaluación deben incluir perspectivas diversas.

     

  4. Participación democrática. Esfuércese por una toma de decisiones abierta y justa.

     

  5. Justicia social. Considere cómo los procesos de evaluación pueden abordar las desigualdades sociales en su comunidad.

     

  6. Conocimiento de la comunidad. Considere a los miembros de la comunidad como expertos en sus propias vidas y experiencias.

     

  7. Estrategias basadas en evidencias. Junto con el conocimiento comunitario, ofrezca o busque conocimiento de especialistas en evaluación y académicos en investigación o práctica comunitaria.

     

  8. Fortalecimiento de capacidades. La evaluación del empoderamiento debe proporcionar al personal del programa y a los miembros de la comunidad sistemas y herramientas para mejorar la planificación e implementación del programa.

     

  9. Aprendizaje organizacional. Los datos recopilados de las evaluaciones deben usarse para crear prácticas nuevas y adaptadas (recetas) e informar la toma de decisiones. Además de aprovechar los éxitos y aprender de los errores, las organizaciones pueden adaptarse sobre la marcha, en lugar de esperar hasta que se entregue el programa o servicio.

     

  10. Rendición de cuentas: los equipos de evaluación de empoderamiento involucran a los miembros de la comunidad y al personal responsable de un programa y buscan comprender si el programa logró sus objetivos.

Descargue el folleto Principios para la evaluación del empoderamiento a continuación para distribuirlo y discutirlo con su equipo de evaluación.

Fuente: Fetterman, D. M. y Wandersman, A. (2005). Principios de evaluación del empoderamiento en la práctica. Nueva York: Publicaciones de Guilford.

Recopilación, análisis, e interpretación de datos

El uso de un enfoque de evaluación de empoderamiento implicaría el tiempo y el compromiso de las diferentes personas involucradas en el programa para:

  • Desarrollar o adaptar encuestas y herramientas de evaluación como grupo

     

  • Observar las actividades del programa y / o completar relatos descriptivos de eventos, programas y lugares.

Amigos críticos en la evaluación del empoderamiento

En la evaluación de empoderamiento, las organizaciones comunitarias pueden involucrar a un “amigo crítico” que se preocupa por el programa y puede actuar como guía durante el proceso de evaluación. Este podría ser un evaluador externo [Enlace a la sección de evaluador externo] que comparte los valores de su organización y tiene experiencia con la evaluación participativa o de empoderamiento (Fetterman, 2014).

Notas de la cocina: Consideraciones para la evaluación del empoderamiento

Cuando invitamos a los miembros de la comunidad en la cocina a cocinar algo saludable, es más probable que se unan a nuestra mesa y compartan los resultados. Cuanto más involucremos a los involucrados en los esfuerzos de un programa, más probable será que encuentren los resultados relevantes para sus vidas y actúen de acuerdo con las recomendaciones (Fetterman, 2014).

A veces podemos sentirnos a la defensiva de una receta familiar de largo tiempo y resistirnos a adaptarla a las nuevas generaciones. Del mismo modo, trabajar desde dentro de una organización o comunidad puede hacernos sentir apegados a procesos antiguos. Un evaluador externo puede dar una perspectiva diferente a la de los miembros dentro de la organización (Friedman, 2001).

Para compartir su trabajo, consulte ¿Cómo hago correr la voz?